LA RESERVA MARINA DE LAS ISLAS COLUMBRETES CENTINELA DEL CAMBIO GLOBAL


La creación de áreas marinas protegidas persigue la conservación de los hábitats marinos y sus comunidades biológicas. Estas figuras de protección son consideradas una de las herramientas más potentes para la conservación y regeneración de nuestros mares. Sin embargo, aunque su efectividad en este sentido es indiscutible, estas reservas no escapan a los efectos derivados del cambio global.

En este contexto, estas zonas están adquiriendo un nuevo papel -el de centinelas del cambio global-, es decir, laboratorios naturales para es seguimiento y estudio de los cambios físico-químicos y biológicos asociados al cambio climático o a la presencia de especies invasoras.

Un claro ejemplo de estas zonas centinela es la Reserva Marina de las Islas Columbretes, gestionada por la Secretaría General de Pesca. A partir de los datos de temperatura del agua de mar, que se registra en Columbretes desde 1991, y al estudio de los arrecifes del coral endémico Cladocora caespitosa, realizado durante más de una década, se ha podido demostrar la estrecha relación existente entre las mortalidades que están sufriendo los organismos bentónicos marinos y el calentamiento de nuestro mar1.

Los estudios realizados en Columbretes nos muestran que la temperatura estival en las aguas de este archipiélago volcánico ha aumentado alrededor de 1,2 ºC en 20 años y que la frecuencia de veranos anormalmente calurosos se ha cuadriplicado durante la primera década del siglo XXI. Estos cambios en el régimen térmico del agua de mar están teniendo efectos negativos sobre muchas especies que viven ancladas al fondo marino y que, por lo tanto, no pueden desplazarse en búsqueda de aguas más frías.

Las áreas marinas protegidas, a través de los estudios científicos que se realizan en ellas, están mostrando a la sociedad la realidad palpable del cambio climático en el medio marino, en el que ya se registran impactos irreversibles como la pérdida de arrecifes de coral centenarios. Mediante el estudio, seguimiento y divulgación de la certeza del cambio global y sus efectos, las áreas marinas protegidas ofrecen, junto con la conservación y regeneración del medio marino, un nuevo servicio a la sociedad; que por su parte tiene la obligación de velar por la continuidad de estas figuras de protección.



1Kersting et al. (2013) Long-Term Responses of the Endemic Reef-Builder Cladocora caespitosa to Mediterranean Warming. Plos One 8:e70820

Dr. Diego K. Kersting
Departament d'Ecologia de la Universitat de Barcelona